Trashumancia II: Huellas en el presente

← Back to the Portfolio

Año tras año, en junio y noviembre, unos pocos valientes encaminan el ganado a los frescos pastos donde hay hierba en abundancia, desde la provincia de Jaén a la de Teruel. Son los últimos trashumantes, unos enamorados de esta tradición milenaria que recorre la Cañada Real Conquense o una de sus variantes, la Vereda de los Serranos.
Por el camino, unos 500 kilómetros de dureza para atravesar las provincias de Jaén, Ciudad Real, Albacete, Cuenca y Teruel en unos 24-28 días, dependiendo de las complicaciones que se encuentren cada año. Entre estos valientes destaca la familia Belenchón, que con ovejas, vacas mansas y bravas mantienen viva una tradición que tiende a la desaparición si nadie lo remedia.
En verano, los pastos frescos se encuentran en la provincia de Teruel, en los municipios de Guadalaviar y Orihuela del Tremendal. Hacia allí salió, desde la localidad jiennense de La Carolina, un rebaño formado por unas 2.400 ovejas y unas 100 cabras dirigido por el mayoral Enrique Belenchón Soriano. Junto a él viaja Fortunato, el atero del grupo y padre de Enrique; Aitor, hijo de Enrique; Alejandro, primo hermano del mayoral.

Year after year, in June and November, a few courageous routed livestock to fresh pastures where there is grass in abundance, from the Jaén province of Teruel. They are the last nomads, in love with this ancient tradition that runs along the Conquense Royal or one of its variants, the Vereda de los Serranos.
By the way, about 500 kilometers from hardness to traverse the provinces of Jaén, Town Real, Albacete, Cuenca and Teruel in 24-28 days, depending on complications that are each year. Among these brave emphasizes the family Belenchon, with sheep, cows calm and brave keep alive a tradition that tends to disappear if no one remedy it.
In summer, the fresh pastures are in the province of Teruel, in the municipalities of Guadalaviar and Tremendal Orihuela. Thither came out, from the province of Jaen town of La Carolina, a mayoral-driven formed by some 2,400 sheep and 100 goats herd Enrique Belenchón Soriano. Next he travels Fortunato, the atero group and father of Henry; Aitor, son of Henry; Alexander, cousin of the mayoral

Texto: Manuel Lorenzo